martes, 25 de noviembre de 2008

A buen entendedor, pocas palabras bastan

Hace unos días llegó a mis oídos la iniciativa lingüística más noble, archifantástica y maravillosa de la que he oído hablar en mucho tiempo.

Se trata de añadir al Diccionario de la Real Academia Española la palabra "kincón". Como el agudo ojo del lector deducirá, el vocablo procede del nombre propio "King Kong", propio del gorila del mismo nombre, se entiende, que secuestraba a señoritas ligeras de ropa desde Fay Wray hasta Naomi Watts porque el Ammor nos lleva a hacer cosas desesperadas, como subirse al Chrysler Building y espantar cazas.

Si esto no es Ammor, que baje Petrarca y lo vea!

"Kincón", según sus promotores, significa "prendado de un amor imposible". ¿Cuándo fue la última vez que una palabra de nuestra lengua capturó tanto significado en tan pocas letras y con tanta poesía cinematográfica?

Desde "La ejecución del autor ha sido cancelada", insistimos en la importancia y necesidad de sumarse a esta causa. Apostemos hordas de partidarios del kincón en la puerta de Ana María Matute. Infiltremos agentes en las sesiones plenarias de la RAE (¿existe tal cosa?), con pancartas y megáfonos. Tuneemos todas las ediciones del DRAE que encontremos, añadiendo la palabra "kincón" con tinta indeleble y buena letra.

Unidos, todos podremos decir, pronto, "Estoy kincón".

¡Colabora con la causa!

4 comentarios:

Guillem dijo...

Estoy kincón.

Estoy kincón.

Mpf, hasta que no me acostumbre, tengo la sensación de estar hablando como un cani.

Y sí, ya he firmado la petición. Y sí, es verdad que estoy kincón, absolutamente cierto.¡Y tiene suerte mi Fay Wray que no sea muy buen escalador, y que en Barcelona no haya edificios muy altos! Aunque de vez en cuando me pongo gorilesco (de ammor), y la Sagrada Família sería un buen substituto para el Empire State. Nunca se sabe. Estén atentos a sus telediarios.

J.Stemple dijo...

Just a funny fact for you...

"A researcher at California State University calculated that non-fiction writers live an average of 68 years, longer than their cohorts who write poems,plays, and fiction works."

J.Stemple dijo...

Oh, and there goes another one (today must be Marta's day!:

"In 2003, diet guru Robert Atkins died as the result of a fall on a slippery sidewalk. Tragic. But with Atkins’ autopsy showing 40-percent blockages in his coronary arteries, cardiologists agreed that if the fall hadn’t done him in, his own diet would have."

HA! STUPID DIETS!

Ricardo dijo...

Segons aquestes dades, millor no dedicar-se a escriure (només viuries 68 anys de mitjana...). :-)
Ara bé, també és cert que tampoc és tan important la quantitat de temps que vius, si no com vius la teva vida.