viernes, 5 de diciembre de 2008

Capítulo XXIII: Pude prometer y prometí...

Pues sí. Prometí una entrada prostituida en toda regla sobre Stephenie Meyer y sus vampiros resplendecientes, y aquí la tienen. Ojo, pero, aunque soy muy consciente de que este tema es el que da de comer a este blog (es decir, que las entradas sobre "Crepúsculo" y asociados son las únicas que han generado comentarios por parte de gente a quien no he amenazado coaccionado amablemente para que venga a leer), no quiero perder la oportunidad de hacer un poco de importantísima y necesaria (y obligatoria a leer) crítica social.

Si a eso le añadimos que hoy se estrena la película en España, y que, por lo que he oído, supera fácilmente al libro, y se convirtió, en el fin de semana de su estreno en Estados Unidos, en la película dirigida por una mujer más taquillera de la historia (setenta millones de dólares en dos días, por delante de Daniel Craig y su cara de granito en "Quantum of Solace", y eso que estamos en crisis. ¡Viva Catherine Hardwicke!), pues el homenaje es doble. O triple, no sé. Ponedle una guinda, y un poco de nata.

Sí, todos sabemos que estos libros son malos, malos con ganas. Y quien no lo sepa, o tiene trece años o aún le queda mucho por leer. Lo que les hace malos es lo poco que costaría que fueran extraordinarios. Tenemos a dos personajes disfuncionales, la hija de un hogar fracasado que no sabe establecer relaciones normales con nadie (le hace de madre a su madre, de ama de llaves a su padre, y es una especie de asocial arrogante en el instituto) y un vampiro de ciento ocho años maníaco depresivo y virgen (a los ciento ocho años, repito). Señores y señoras, esto da para escribir las nuevas "Amistades Peligrosas (ahora también con colmillos)." ¡Pero no! La señora Meyer se conforma con abocarse a una mediocridad prosaica de trama tardía y casi inexistente (hecho documentado). ¿Lo peor? El mensaje. Estos libros se han vendido como "la mayor historia de amor jamás contada". Bueno, claro que es una gran historia de amor imposible. Todas las historias de amor entre criaturas de diferente orden biológico lo son (si ahora dejamos que se casen entre ellos, ¡luego no podremos impedir que la gente se case con su perro!), pero, recapacitemos un poco, ¿de qué amor estamos hablando?

Al cabo de dos o tres semanas de conocerle, aproximadamente (estadísticas minuciosas sobre "Crepúsculo", aquí), Bella Swan le está suplicando a Edward Cullen que la vampirice para pasar la eternidad a su lado. Sí, vale, todos sabemos lo que es el amor adolescente (y las hormonas), cuando estás completamente seguro de que va a durar para siempre jamás de l infinito y más allá, ¿quién le haría ascos a la idea del amor eterno? Pero, sin entrar en cuestiones de fobia al compromiso, ¿a nadie se le disparan las alarmas? "Sí, vale, qué bonito es enamorarse del tío bueno del curso, campos de flores, gatitos con lazos, tralará, ¿PERO DE VERDAD QUIERO QUE MIS HIJAS SE SUBLIMEN DE ESTA FORMA A UN HOMBRE Y QUIERAN DEJARLO TODO POR EL PRIMER AMOR? Pues parece que las Twimoms sí (sí, hay madres y mujeres que ya no son adolescentes que compran el mensaje de estos libros. ¡Corred, insensatos!).

Bella es un personaje sin sueños ni aspiraciones que no giren alrededor de Edward. Casi hay que amenazarla para que vaya a la universidad, no piensa en qué quiere ser cuando sea mayor, ni siquiera se preocupa en organizar su tiempo libre cuando no está con Edward porque CADA MINUTO QUE NO PASA CON ÉL ES UN MINUTO DESPERDICIADO, OMG, y tiene prisa por convertirse en vampiro porque NO QUIERE SER MAYOR QUE EDWARD, TODOS SABEMOS QUE PARECER MAYOR QUE TU NOVIO ES HORRORIBLE Y TERROROSO, Y PASAR DE LOS VEINTE ES ENTRAR EN LA DECREPITUD TOTAL, O SEA. Estaremos de acuerdo que es superinteresante, a nivel literario, que el modus vivendi MTV se infiltre en la literatura juvenil. Pero eso ya lo hizo Anthony Burgess, y si no queremos exponer a nuestros tiernos retoños a "La Naranja Mecánica", tampoco deberíamos someterles a esto.

Perdonad el abuso de mayúsculas, es que la cuestión, como véis, me solivianta. Ejem, me calmo. Soy zen, soy zen...



Dice Stephenie Meyer en sus propias palabras que, visto que todos los héroes románticos tienen defectos, ella quiso crear con Edward el galán perfecto. Si yo fuera el abogado de Stephenie Meyer, mi único argumento para defender este disparate sería que lo que mi clienta quería decir era "disfuncionalmente perfecto". A ver, es sobrenaturalmente guapo, y eso está muy bien, para qué negar que a todas nos gusta alegrarnos la vista. Pero, ¿es Edward Cullen una buena pareja? Según este artículo, no sólo no lo es, sino que encaja dentro del perfil de maltratador. Comentémoslo:

* Muy dependiente: ¿Hola? A los tres días de conocer a Bella, Edward se cuela en su cuarto para verla dormir. Eso, a demás de dependiente, es de acosador y muy, muy creepy. Suena bonito y romántico, PERO NO LO ES. Edward es dependiente hasta el punto de no tener una vida propia, ni dejar que Bella la tenga, porque ¿para qué quieren más cuando pueden estar juntos, mirándose a los ojos y discutiendo quién es más bello? Parece romántico, PERO NO LO ES.

* Confiado y altivo: Edward Cullen es un Adonis y lo sabe. Lo hace todo bien, y lo sabe. Es condescendiente y paternalista. Y no necesito decir más.

* Sentimientos contradictorios: Quiero amarte para toda la eternidad y también quiero chuparte la sangre hasta dejarte seca. Quiero que te quedes, pero también quiero que te marches. Todo esto parecen signos de un personaje profundo con un gran conflicto interior. No os dejéis engañar.

* Celoso: "NO, Bella, no puedes ir a ver a Jacob Black, porque está enamorado de ti, y tú un poquito de él también, no lo niegues, mujer de moral distraída, así que le arrancaré los cables a tu coche para que no puedas salir de casa, y si eso no funciona te secuestraré, pero tú creerás que lo hago para protegerte porque te quiero tanto y no quiero que te pase nada."

* Muchas carencias escondidas: Robert Pattinson, Edward en la película, lo define muy bien en uns declaraciones a la revista Empire, en lo que probablemente sea la visión más acertada de un personaje por parte del actor que lo interpreta que se ha visto en mucho tiempo. No le darán un oscar por este papel, pero tiene más razón que un bendito:
"When you read the book," says Pattinson, looking appropriately pallid and interesting even without makeup, "it's like, 'Edward Cullen was so beautiful I creamed myself.' I mean, every line is like that. He's the most ridiculous person who's so amazing at everything. I think a lot of actors tried to play that aspect. I just couldn't do that. And the more I read the script, the more I hated this guy, so that's how I played him, as a manic-depressive who hates himself. Plus, he's a 108-year-old virgin so he's obviously got some issues there."

Mujeres del mundo, amémonos a nosotras mismas, y admiremos el pecho marmóreo e incandescente de Edward Cullen desde donde debe ser admirado: desde el otro lado de la valla de seguridad de la cubierta del libro.

8 comentarios:

Felwyn dijo...

Totalmente de acuerdo. Ya es bastante horripilante de por sí ke digan ke es un gran best-seller, cuando es la basura más ñoña y cutre ke se ha creado en años. La peli es un sin fín de cursilamiento tonto, y ke hace honor al mismo libro, ke con 500 páginas dice lo mismo siempre:NADA

Lo mejorcito es saber ke en el primer libro la niña se muere y declara perdidamente enamorada de Edward, y saber ke en el segundo se liará con el Jacobs o como se llamara,el indio XD Eso es el amor juvenil eterno!!

Pukalince dijo...

Amén.

Yo me leí el libro. Al principio me enganchó mucho, pero sobre todo esperando a "la parte interesante"...que nunca llegó.

Lo que dice Felwyn, 500 páginas en las que no pasa absolutamente nada interesante, a mi modo de ver. Toda la acción se la pasa la autora por el forro de la falda (uy, Bella se ha despayado! Qué oportuno)

Es un libro super moña, ñoño, cursi y amariconao. ¿Amor eterno en 2 meses o menos y luego la tia babea por Jacob? Eso es lo me contaron, de primera mano no lo se, porque paso de leer más libros de estos. Vale que en el colegio me hubiera gustado (más que el libro del barco de Vapor de "memorias de una vaca" ¬¬U" Pero convertirse en un éxito así...no se, da la impresión de verdad que la gente lee bien poco....LA visión de los vampiros es totalmente equivocada...¿Brillitos a la luz del sol? Venga ya, hombre, vale que no les pueda afectar realmente los crucifijos y el agua bendita, ya que son factores meramente religiosos que no tienen porqué ser necesarios...pero que me hagas una historia de vampiros en las que no se derriten al sol....venga ya, hombre.

En una linea parecida podría estar Harry Potter, pero creo que es una visión más personal del mundo mágico y sus seres, expuesta de manera más abierta al público juvenil masculino y femenino por igual. Cierto es que, conforme avanzan los libros, la historia se hace más pesada...Pero al menos he tenido valor de leermelos todos XD. Sin mencionar que las películas están bastante mejor conseguidas.

Para libros juveniles divertidos y bien escritos, Flanagan. Estos si que no tienen desperdicio!

Perdon por tol rollo que he soltao...XD

Guillem dijo...

Estimada amiga, EXIJO que lea la crítica contenida en el siguiente enlace:

http://www.cineonline.es/2008/12/10/crepuscularmente-crepusculado/

Y se lo advierto: habrá examen.

Roadmaster dijo...

Jajajaja me he reído bastante con tu crítica del libro (aunque ya me habías adelantado algo aquel día que quedamos) y con la de la peli del link de Guillem.
No sé si es que vivo en una burbuja compartida sólo con gente con un puñado de neuronas (o más), pero la mayoría de las personas que me han hablado del libro o la película estaban de descontentas para arriba.
Bacci!

Dani dijo...

Ni he llegit el llibre ni he vist la pel·lícula, però potser això et farà gracia:

http://nymag.com/daily/entertainment/2008/11/slideshow_of_twilight.html#photo=1

Guillem dijo...

"Once upon a time, there lived an enchanting girl named Stephenie Meyer, er I mean Kristen Stewart. She was so awesome that her awesomeness couldn’t be contained in Arizona, so she moved to Washington to stay with her father, who was totally lame and not cool..."

J.Stemple dijo...

Podría decir SPOILER!, si no fuese porque ya me imaginaba que pasaría eso desde hace por lo menos 50 páginas.
Laaaame...

Guillem dijo...

Sí, "lame" y "uncool" parecen ser las palabras que definen por excelencia al padre de Stephanie, digo, de Bella. En serio, esto de vivir en un estado ultrapuritano (léase Utah) debe de provocar unos traumas pastante graves...